Sanación del Niño Interior

Current Status
Not Enrolled
Precio
40
Get Started
This course is currently closed

Obra por Geenss Archenti Flores

El niño interior

es una parte que todos tenemos que guarda todas las memorias que experimentamos durante nuestra niñez. Estas memorias muchas veces no las recordamos, pero lo importante es que están allí y podemos traerlas al recuerdo con Técnicas Chamánicas.


La realidad es que desde el vientre de nuestra madre comenzamos a sentir a través de ella los sonidos a su alrededor, sus emociones, sus reacciones, todas estas sensaciones se convierten en memorias inconscientes a medida que crecemos y van marcando nuestra vida sin darnos cuenta.

Lo mismo pasa con la experiencia del nacimiento, ese momento importante donde dejamos de estar dentro del vientre de nuestra madre y pasamos a la realidad material, allí también experimentamos una serie de sensaciones, situaciones que tienen que ver con quien nos recibe, con quien nos toca por primera vez, con la temperatura de la habitación, la luz, los sonidos, si el ambiente es amable u hostil, digamos que esta es una experiencia pico en nuestra vida emocional.

Y luego continúa en la niñez con todas aquellas experiencias agradables o desagradables que posteriormente vivimos como niño o niña, que probablemente no recuerdes pero que quedan almacenadas en tu inconsciente y que muchas veces se convierten en heridas, que en algunos casos disparan conductas automáticas asociadas a la rabia, los celos, la inseguridad, la baja autoestima por solo nombrar algunas.

Como niños somos tan vulnerables y frágiles, tan sensibles que siempre va haber alguien que tiene mas poder que tu, ya sean tu padre o tu madre, los abuelos o alguna figura de autoridad o algún otro niño, tu hermano o tu hermana, o algún niño en el colegio, que pueden a través de alguna acción generar heridas emocionales, una de las heridas mas profundas es cuando no te sientes merecedor de ser amado. Para mi esta es la gran herida del niño interno, la herida de la soledad, del abandono y de no sentirse amado.

Es importante hacer ese contacto interior con tu niño, porque esas heridas que quedan allí inconscientes te impiden crecer como adulto, pasa que muchas veces una persona adulta reacciona con la impulsividad cargada de ira, de enojo que semeja un comportamiento típico de un niño de dos o tres años. Y es que esa herida quedó allí marcada en el inconsciente y así se repite la conducta automáticamente muchas veces sin poderla controlar.

Abrir chat
Hablemos por Whatsapp